domingo, 30 de julio de 2017

Con mentiras la provincia no progresa.

Peor aún que mentira son las medias verdades. He aquí la que nos encontramos al abrir Diario de Soria el lunes 31 de julio de 2017.


Cualquiera que esté resididendo en esta provincia, salvo en tres localidades, puede atestiguar que la línea de fibra óptica no llega a su domicilio, por mucho titular de periódico que parece que dice lo contrario.

Soria capital, Almazán, Burgo de Osma y fin. Al menos eso me confirmó personalmente un empleado de instalación de telecomunicaciones el pasado martes.

Al pasar por Almazán estos meses había visto como en las fachadas estaban instalando cables de fibra óptica a los domicilios, para ser más concreto de cables negros de ocho fibras. Al verlos semana tras semana en su tarea por las aceras les pregunté si estaban instalando en algunas otras localidades y parece ser que no, fuera de esas tres.

Si alguien de los que mandan supiera lo que tiene entre manos, y si tuvieran la más mínima intención de remediar lo que dicen que es el principal problema provincial, la fibra óptica a las casas debiera  estar siendo instalada en primer lugar para llegar a las localidades o comarcas más aisladas.

SIGAN ASÍ DESDE SORIA CAPITAL QUE LO CONSEGUIRÁN: QUE LA PROVINCIA SEA PRÁCTICAMENTE UN DESIERTO. Después que no se extrañen que la capital deje también de ser capital y la provincia deje de ser provincia.

No hay comentarios: